Caminar con fascitis plantar

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una de las causas más comunes del dolor de pies. Es un dolor intenso que se produce por la inflamación de la fascia por diferentes motivos, como la edad, el estilo de vida, pasar muchas horas de pie, usar calzado inadecuado, practicar deporte en superficies demasiado duras o simplemente la morfología del propio pie.

La fascitis plantar tiende a cronificarse y, por tanto, es recomendable tratarla adecuadamente para reducir los síntomas y el dolor para mejorar la calidad de vida del paciente. Lo recomendable en primera instancia es acudir a la consulta de un profesional para determinar cuál es la causa y el mejor tratamiento para tratar la fascitis plantar en cada caso.

Uno de los tratamientos más eficaces es el uso de plantillas para amortiguar el peso del cuerpo en la planta del pie y el talón, de forma que la fascia plantar esté más protegida y reciba menos impacto en cada pisada. En este post te recomendamos las mejores plantillas para fascitis plantar.

Pero, ¿puedo hacer ejercicios o caminar si tengo fascitis plantar y sufro dolor?

El dolor de la fascitis plantar puede ser intenso en muchos casos. Sobre todo, si no se toman medidas para curar los síntomas de la fascitis plantar, los dolores irán empeorando y se puede incluso cronificar. Se produce un dolor desde el primer paso de la mañana que al final afecta a todo el pie, desde la fascia, el talón, el arco, y acaba afectando a la calidad de vida del paciente.

Sí se puede caminar con fascitis plantar, sin embargo, es recomendable el uso de plantillas para reducir el dolor en la fascia para que el paciente apoye el pie de forma natural, acudir al podólogo para revisar el problema o incluso ir a fisioterapia para tratar la fascitis.

Si no se toman medidas para tratar la fascitis plantar, el paciente tenderá a apoyar de determinada forma para no notar tanto dolor en la zona afectada, lo cual conlleva un riesgo al caminar de forma forzada y no natural: podría derivar en problemas en la rodilla, la espalda, la cadera, el talón u otra zona de la planta del pie.

Hacer ejercicio en general fortalece la musculatura en general y es muy positivo en la mayoría de casos, pero hacer deporte ignorando el dolor provocado por la fascitis plantar no es la solución, también se puede hacer ejercicios para fascitis plantar. Es un proceso largo, pero se puede atajar si se lleva cuidado y se hace un tratamiento correcto, como el uso de plantillas, utilizar calzado cómodo o evitar largas horas de pie:

Usar plantillas

Practicar deportes como andar o correr son totalmente recomendables. Ahora bien, si sufres de fascitis plantar, necesitarás unas buenas plantillas de un tejido apropiado para que amortigüen el impacto en cada pisada y se reduzcan el dolor en el talón, en la fascia o el arco plantar.

caminar con fascitis plantar
caminar fascitis plantar

Utilizar calzado cómodo

Si vas a hacer largas caminatas, además de utilizar plantillas especiales para fascitis plantar, es muy recomendable utilizar un calzado cómodo y adecuado para caminar. Por ejemplo, las zapatillas con gel pueden ser muy buena opción para que el pie se sienta cómodo y seguro durante el ejercicio

calzado cómodo fascitis plantar
calzado fascitis plantar

Evitar largas horas de pie

Si tu trabajo o tu estilo de vida requiere que estés muchas horas de pie, esperamos que hayas anotado las dos recomendaciones de plantillas y calzado cómodo porque serán clave para reducir el dolor de la fascitis plantar en tu día a día. Sé consciente del tiempo que llevas de pie e intenta tomar algún descanso cuando puedas para que el pie pueda descansar durante unos minutos.

Haz estiramientos durante estos descansos para reducir la inflamación y la tensión en los pies. El descanso intermitente reducirá los dolores y hará que tu jornada laboral sea mucho más llevadera, así que no esperes para llegar a casa para descansar.

Caminar con fascitis plantar

Conclusiones

Sé consciente de tu problema de fascitis plantar y toma medidas para reducir los síntomas. Ignorar que tienes esta patología no es la respuesta ya que es un riesgo que puede llevarte a otros por cambiar la forma de la pisada de tu pie, como problemas en las rodillas o en la cadera, que pueden ser incluso más graves que la propia fascitis plantar.

Deja un comentario